Aguante Hurácan cumple 10 años

Hace diez años, el conflicto entre el Gobierno nacional y la élite del sector agropecuario rebalsaba en los medios nacionales tras meses de paro de los trabajadores rurales. La crisis financiera e inmobiliaria de Estados Unidos asestaba coletazos en el resto del globo. El mundo del deporte se preparaba para los Juegos Olímpicos de Beijing, en los que el velocista Usain Bolt pondría en duda su condición humana. En el fútbol, la histórica disputa de corrientes antagónicas se adjudicaba un gran torneo por lado: la España barcelonezca ganaba la Eurocopa y abría su lustro de oro, mientras Edgardo Bauza levantaba la Copa Libertadores con Liga de Quito. En el torneo doméstico, el River de Simeone daba la vuelta y dejaba en segundo lugar al Boca de Riquelme y Palermo. Y Huracán, bajo el mando de Claudio Úbeda y al empatar cero a cero el clásico con San Lorenzo en la cancha de Argentinos Juniors, iniciaba una racha de seis partidos y cuatro meses sin ganar.

Ese contexto, con Facebook recién esparciéndose masivamente en el país y el ciber-café como gran proyecto comercial porteño, fue el del nacimiento de Aguante Huracán. El del parto: costó, dolió, no fue fácil. En un ecosistema con ascendente cantidad de medios de comunicación (la mayoría, con más recursos) y en el que el adjetivo ‘partidario’ es cuasi peyorativo, se puso en línea un blog a modo de concreción de deseo de un hincha. La intención, informar lo que sucedía en Huracán. Lo bueno, lo malo, lo que tiene que ver con el fútbol y lo que no, lo muy importante y lo no tanto. Ese deseo, con cambios de estructura, mudanzas de soporte, rotación en las manos que escriben detrás, nunca cambió. El objetivo navegó entre vientos fuertes, con olas cargadas de trabas, pero se sostuvo e incluso sobrevivió a nuestros propios cambios: nos  multiplicamos, sufrimos bajas, envejecimos, cambiamos de pensar, estudiamos, nos recibimos, cambiamos de laburo. Pero siempre encontramos en la página un espacio en el que abstraernos y hacer lo que consideramos necesario para los socios e hinchas.

Al cabo de una década, podemos decir que lo más lindo es que tuvimos y tenemos ayuda. El boca a boca en los pasillos del Palacio Ducó, los enlaces en otras webs, amigas y no tan cercanas, las menciones en frecuencias radiales, todo colaboró y colabora para posicionar AH en el firmamento del amplio y vasto mundo partidario quemero. En el medio, se cumplió uno de nuestros sueños: ver campeón al Globo. E informar sobre el título. Sobre los títulos.

Lo malo, lamentablemente, también nos ocupa un par de líneas. Las injusticias y los desmanes, la negligencia y el patoterismo fueron detonantes para publicar más de una denuncia apuntadas a quienes se aprovecharon de nuestro club. Asimismo, cubrimos el desolador duelo ante Vélez en 2009, el descenso de 2011 y el penoso episodio en el aniversario 106 de la institución, cuando se suspendió el partido ante Sportivo Belgrano por incidentes en las tribunas.

Hoy, afortunadamente, aquellos recuerdos parecen más lejanos de lo que realmente son. Las buenas campañas, las participaciones en torneos internacionales, las compras y ventas en cifras de varios ceros y moneda verde han embriagado nuestra memoria. En lo que todo esto no puede ni debe hacer mella es en nuestro compromiso. Que las contrataciones de Garro y Gamba no eclipsen el pésimo estado de las canchas en la Quemita y el cuestionable manejo de las divisiones inferiores. Que la negociación con Marcos Díaz no tape los problemas edilicios de la Sede Social. Que la búsqueda de otro refuerzo no oculte la asistencia escuálida que reciben las disciplinas deportivas de la institución. En definitiva, que no nos quiten nuestros derechos, deberes y obligaciones en tanto asociados del club, que nada ni nadie nos impida seguir haciéndole el aguante a Huracán.

Nunca es mala oportunidad para recordar este vídeo que hicimos hace unos años, dentro de poco se vendrá uno por los 10 años:


Dejanos tu comentario:
¿Te gusto la nota?
Staff de Aguante Huracán