Cambio de carátula

La marcha de Huracán en el torneo hace ruido: está entre los cuatro primeros de la tabla general, la de equipos con más anotaciones y la de arcos menos veces vulnerados. Los hinchas sienten al campeonato como una versión prolongada en el tiempo del último partido: goles, sol y alegría. Pero hay una tabla en la que el Globo todavía no pudo escalar, la de promedios. Aunque los de Alfaro ampliaron la brecha de puntos con los últimos cuatro, siguen siendo los más cercanos a la zona roja entre los que están fuera de ella.

En la octava fecha de la Superliga, que comenzará esta noche, Huracán tendrá la chance de transformar esa realidad por primera vez en la temporada. En Mendoza, enfrentará al irregular Godoy Cruz, que ganó la misma cantidad de encuentros que perdió, con la posibilidad de superar el promedio de Vélez e igualar el de Tigre. El territorio cuyano, el más alejado de Parque Patricios que el Globo pisará durante todo el torneo, será la arena en la que deba triunfar para lograrlo.

Verse y sentirse distanciado de los flacos de promedio sería el verdadero punto de partida para archivar la causa de la permanencia y abrir el legajo de la clasificación a una copa, uno que tendría varios folios a completar hasta alcanzar la resolución. El primero, el de esta noche, cuando el Globo se pare con Toranzo y sin Coniglio (estado febril), dispuesto a ser paciente y contragolpear, ilusionado con volver a pisar fuerte de visitante, como en La Plata y Bahía Blanca, para continuar su marcha ruidosa.

 

Estadio: Malvinas Argentinas.

Fecha: viernes 3/11 – 21.05 hs.

Árbitro: Diego Abal.

TV: Fox Sports Premium.

Huracán: Díaz; Chimino, Salcedo, Nervo, Villalba; Pussetto, Toranzo, Bogado, Calello, Romero Gamarra; Ábila. DT: Gustavo Alfaro.

Godoy Cruz: Burián; Báez, Galeano, Viera, Angileri; González, Fernández, Giménez, Rodríguez; Ramis y García. DT: Mauricio Larriera.

 

Foto: clarín.com


Dejanos tu comentario:
¿Te gusto la nota?
Matías Ciancio: Periodista. Docente. Ayer, DirecTV Sports. Hoy, Rock and Ball. Mañana, quién sabe.