El Globo habla en la cancha

Huracán empató 3 a 3 con Boca en el Ducó, en un partido lleno de condimentos. El gusto fue amargo al finalizar el encuentro, pero los resultados de Talleres e Independiente metieron al Globo en la próxima Copa Libertadores.

El equipo de Alfaro arrancó el cotejo de la mejor manera. Le robó la pelota a la visita y tomó la iniciativa desde el primer minuto. A los 4, Calello quitó en mitad de cancha, asistió a Mendoza y, luego de una combinación entre Pussetto y Montenegro, Nacho puso el 1-0 de zurda.

Huracán empezó el encuentro con el pie derecho y parecía que iba a ser una mañana redonda, pero Boca se despertó y empató el partido de pelota parada, por un cabezazo de Más. A los pocos minutos, una mala sincronización del Globo en defensa concluyó con el segundo gol del Xeneize, gracias a la definición de Bou.

Los de Alfaro volvieron a mostrar dificultades a la hora de marcar en la pelota quieta. Un cabezazo en el palo fue el aviso a lo que iba a pasar en el córner siguiente: Benítez anticipó a todos y, dentro del área chica, puso el 3-1 con el cual terminó la primera etapa.

En el complemento salió el Rolfi e ingresó Chávez. El Comandante cambió el partido: tuvo mucha ingerencia en el descuento de Mendoza y luego puso el empate de cabeza.

Huracán lo pudo haber ganado en tiempo de descuento, pero Sara, de gran partido, impidió el desahogo en el Ducó y provocó una contra de Boca, que de milagro no se convirtió en el 4-3.

El Globo clasificó a la Libertadores porque Talleres empató en Bahía Blanca y el Rojo perdió en Santa Fe. Alfaro tenía razón: “a veces hay que aprender a callarse”.

 


Dejanos tu comentario:
¿Te gusto la nota?
Franco Pasquale: Periodista Deportivo . Redactor de la columna "uno por uno". Quemero.