Ésta mañana, un grupo de aproximadamente 120 personas llegaron en dos micros al estadio Tomás Adolfo Ducó, ingresaron a las instalaciones encapuchados y con palos. Corriendo por los pasillos, llegaron al vestuario local, allí se encontraban en las duchas los jugadores del plantel profesional que habían concluído su entrenamiento.

Desde los más juveniles hasta los más grandes recibieron golpes, amenazas y hasta a algunos les robaron. Según Alejandro Nadur «a Busse le robaron el celular y la billetera, a Islas también pero se la devolvieron». Más tarde, los delincuentes también se encargaron de destruir los autos del plantel; el del preparador físico, Hugo Reinaudo, fue uno de los más afectados.

Nadur declaró por la tarde en TyC Sports: «Estamos tratando de levantar a Huracán, así no me van a quitar las fuerzas de seguir. Pero tengo mucha angustia», «es una barbaridad lo que esta sucediendo». Además, dijo que iba a levantar un acta en la policía contra «estas personas que dicen ser hinchas de Huracán».

La barra hace rato que quiere que se vaya Llop, demostrado con cánticos, banderas y hasta con pinchadas de neumáticos de su auto y el de sus ayudantes. Había rumores sobre el deseo de estas personas de incluir en los partidos algunos jugadores que no eran del gusto del DT. Ayer, «Chocho» declaró que no iba a dar a conocer el motivo por el cual esta fracción quería su alejamiento. Y hoy, después de los incidentes, desde el la cuenta de Twitter «La Banda de la Quema», los violentos publicaron «el que no quiere jugar más, que se vaya , y VOS Llop querés usar esto de excusa, usalo y andate».

La continuidad del DT pende de un hilo, sus colaboradores no quieren saber más nada con el club, además varios jugadores, entre ellos juveniles y Walter Busse, no querrían volver a entrenar por temor. El «Chocho» declaró en una radio nacional que «ya hablamos con el presidente y durante el día vamos a ver cómo seguimos. El profe ya me dijo que no quiere seguir», «a algunos chicos los golpearon, a uno le pegaron un cabezazo», «rayaron los autos de Busse, Milano y otros jugadores, hasta el del preparador físico», agregó el entrenador.

Desde ya, repudiamos con énfasis los hechos de violencia ocurridos hoy en el Ducó, nos solidarizamos con los afectados y exigimos seguridad a la CD. Y, por favor, llamamos a la reflexión a los verdaderos hinchas. Nada, nada de nada, justifica lo hecho hoy. Pensemos dos veces antes de apoyar estos actos.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.