Huracán derrotó a Deportivo Merlo en los dos amistosos disputados en Open Door. Con pocas caras nuevas, pero con un equipo armado, Domínguez probó variantes en un esquema que no se cambia.

Año nuevo, ilusiones nuevas, diferentes competencias por delante. Una pretemporada que no baja su intensidad y fundamentalmente, una misma idea. Si bien el próspero 2015 del Globo ya quedó atrás, el modelo de Eduardo Domínguez no cambió. La base se mantuvo, los nombres se repiten casi en su totalidad, y desde el momento en que los jugadores se pusieron la pechera para comenzar el amistoso ante Merlo en Luján, la ubicación de cada uno de los futbolistas dentro de la cancha salió de memoria.

Si bien el rival de ayer es de una categoría inferior (los Charros militan actualmente en la Primera C), no hay que desmerecer la buena producción del equipo de Parque Patricios. Con el inamovible 4-2-3-1 como bandera, Domínguez decidió poner un mix, tanto en el primer partido como en el segundo.

El encuentro que abrió la jornada tuvo a Romero Gamarra, al juvenil Luca Sosa -quien comenzó jugando de lateral izquierdo y luego lo hizo de central-, y a Gonzalo Marinelli como los puntos más altos (el arquero ex River mostró algunas intervenciones muy buenas). Con el tanto de Ezequiel Miralles tras una exquisita habilitación de Toranzo, que casi no había participado del juego, pero que demostró que con sólo una pincelada sigue siendo determinante, Huracán se impuso con un sobrio 1-0. Por otra parte, viejos conocidos como Bogado, Mancinelli y San Román fueron de la partida, mientras que Mandarino intentó ocupar el lugar que le pertenecía a Vismara, por lo menos durante un tiempo y medio, sin embargo todavía no se recupera del todo físicamente.

El segundo partido ya fue más desparejo. Con Ábila, Espinoza y un debutante Chacana encendidos, el Globo cerró el match muy rápido con un contundente 3-0 al final de la primera parte. Araujo ocupó el lateral derecho y el doble cinco estuvo conformado por Villarruel y Mariano González, mientras se espera la puesta a punto de Matías Fritzler, que sólo trotó, pero que será el volante central titular.

Como toda jornada amistosa, el encuentro también sirvió para probar a los juveniles que empiezan a mostrar sus primeras armas en el plantel profesional. Entre ellos, uno de los más destacados fue Matías Juárez, que desde su ingreso las pidió todas, estuvo muy clarito con la pelota en los pies, y que dejó la idea de que hay variante en la mitad de la cancha.

Sin dudas, el entrenador mantiene la idea que le dio resultados en 2015 dejando en claro que el modelo no se toca. Pese a la falta urgente de un número 9 (¿no restaría también un volante más?), está claro que la base está. Sin embargo, esto recién empieza…

Síntesis: 

Equipo A: Marinelli; San Román, Risso, Mancinelli, Sosa; Mandarino, Bogado; Miralles, Toranzo, R Gamarra; Molina.

Gol: Miralles.

Equipo B: Giordano; Araujo, Nervo, Merolla, Balbi; Villarruel, M. González; Espinoza, Montenegro, Chacana; Ábila.

Goles: Chacana, Ábila, Espinoza.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.