Huracán goleó 3-0 a Banfield en el Ducó con goles de Martínez, Domínguez y Toranzo. El Globo fue muy superior al puntero del certamen, sigue al acecho del tercer puesto y avanza a pasos grandes en el tramo final. Fue la tercera victoria al hilo de los de Kudelka, que, además, acumulan ocho encuentros sin caer entre torneo y Copa Argentina.

Foto: Daniel Méndez

«Parecía un partido de ajedrez, nadie se sacaba ventaja». La analogía de Frank Kudelka del empate parcial sin goles no pudo ser más acertada. Huracán y Banfield son equipos con grandes jugadores, de características ofensivas y esquemas ambiciosos, pero que ayer debieron recurrir a diferentes alternativas para romper el cero porque sus máximos referentes de creación estaban apagados. Ante las casi nulas participaciones de Patricio Toranzo y Walter Erviti, Globo y Taladro se dedicaron a explotar las bandas.

El enfrentamiento se transformó en una batalla táctica con varios y atractivos duelos uno a uno. Mandarino y Chávez, Arano y Noir, Espinoza y Tagliafico, Martínez y Toledo. En efecto, y para darle la razón a ambos entrenadores, fue por uno de los extremos que llegó el desnivel inicial. A los 36 minutos, Gonzalo Martínez remató desde afuera del área y su ejecución con comba descolocó al arquero visitante, que vio como la pelota entró en el ángulo derecho del arco de la Bonavena. Agradecimiento especial para Alejandro Capurro, que elaboró una jugada para el aplauso en campo rival: recuperación, avance y bloqueo de marca para el Pity, que de esa forma encontró el espacio para el disparo.

La apertura del marcador fue un punto de inflexión del que no habría retorno. Solo cuatro minutos pasaron hasta el segundo tanto, pero ya en ese corto tiempo pudo verse un dominio del local que se acentuaría gradualmente hasta el pitazo final. Eduardo Domínguez, de cabeza, fue quien amplió la ventaja. Otra vez, el capitán tuvo un gran partido e incidencia directa en el resultado. El entretiempo llegó con una diferencia de dos en el tanteador y una incipiente superioridad del Globo que se avalaría en el complemento.

Incluso con menos gritos que la primera, la segunda mitad fue la que definió categórico al triunfo. Un Huracán dueño de la posesión, bien en lo colectivo, excelente en lo individual, con seguridad en la salida y prestancia en la distribución. Marcos Díaz se dedicó a ser solo un espectador de sus compañeros. Se sentó sobre la muralla que construyó Mancinelli para apreciar la elegancia de Capurro, el esfuerzo de Mandarino, las pinceladas finas de Villarruel, las mañas de Caruso. Hasta vio como Toranzo le volvió a marcar a Banfield, como hace cinco años, en aquel famoso y recordado Clausura 2009. Fue goleada sobre el mejor, que ni siquiera pudo generar peligro. El Globo puso el pie en el acelerador y está en carrera. Desde atrás, pero a gran velocidad. Y la ilusión es grande.

Huracán: Díaz; Mandarino, Mancinelli, Domínguez, Arano; Capurro, Villarruel; Espinoza, Toranzo, Martínez; Ábila.

DT: Frank Kudelka.

Banfield: Servio; Toledo, Bianchi Arce, Noguera, Tagliafico; Domingo; Erviti, Cazares; Noir, Salcedo y Chávez.

DT: Matías Almeyda.

Árbitro: Patricio Loustau.

Estadio: Tomás A. Ducó.

Goles: 36 PT – Martínez; 40 PT – Domínguez; 42 ST – Toranzo (penal).

Cambios: 0 ST – Bertolo por Cazares; 0 ST – Terzaghi por Noir; 19 ST – Caruso por Ábila38 ST – Villafáñez por Martínez43 ST – Gallegos por Espinoza.

Amonestados: 39 PT – Noir; 7 ST – Villarruel; 11 ST – Mandarino; 25 ST – Chávez; 43 ST – Toranzo.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.