Huracán le ganó 2-1 a Almirante Brown en el Ducó con goles de Erramuspe y Giménez. El Globo tuvo un mal primer tiempo y comenzó abajo en el marcador, pero con mucho coraje más un poco de juego lo pudo dar vuelta y obtener un triunfo como local tras cuatro fechas de sequía en el Palacio. Barrales, otra vez, fue figura por su entrega.

En la previa dijimos que el Ducó viene siendo un estadio esquivo para Huracán en lo que va de la temporada. El Globo nunca pudo convertir su localía en un punto fuerte y fue en su casa donde perdió los puntos más importantes, los que hoy lo alejan de los puestos de ascenso. Ayer, sin embargo, el equipo conducido por Rinaldi no solo rompió ese estigma sino que, como no hacía desde la fecha 15, dio vuelta un resultado adverso.

Si fuera boxeo, se podría decir que el primer tiempo fue para Almirante Brown. La Fragata dominó durante mucho tiempo la pelota, la transportó siempre por abajo e intentó lastimar con el buen toque de sus jugadores. Huracán se replegó, respetó las líneas y aprovechó la firmeza de todos sus defensores para alejar el peligro del arco de Islas. Para atacar, siempre buscó a sus puntas, que se alternaban para retroceder en el campo y funcionar como pívot. Así llegó la única jugada de peligro que tuvo el Globo en la primera mitad: Barrales se la bajó a Vega, que se metió en el área y definió fuerte al primer palo, apenas desviado.

A los seis minutos del complemento, el fondo quemero se distrajo y dejó libre a Chávez en un córner. El ex San Lorenzo cabeceó a la red y puso en ventaja a los de Isidro Casanova. Con el marcador en contra, los antecedentes de éste equipo y cómo se venía dando el partido, uno podía prever que la victoria no era más que una ilusión. No obstante, Huracán se hizo fuerte en la adversidad y fue en busca del empate de forma sorprendentemente agresiva.

Fueron fundamentales los ingresos de Milano y Giménez, que oxigenaron el ataque y le dieron al Globo la posesión de balón que no tenía. Fue el ex Tigre y Belgrano quien asistió en un tiro de esquina a Erramuspe para que empardara las cosas cuando el reloj indicaba que faltaban 25 para el final. Tiempo suficiente teniendo en cuenta la voluntad, la actitud y las ganas de los jugadores de revertir el resultado.

El premio mayor llegó cuando restaban una decena de minutos por jugarse. Otra vez, de la mano de Barrales. Con su potencia y sacrificio, el goleador elaboró una jugada dentro del área que culminó con un centro al pie izquierdo de Giménez. El zurdo remató de pique al suelo y estampó el 2-1 definitivo. Triunfo importante, sirve para ya igualar los 46 puntos logrados la temporada anterior. El equipo va encontrándose de a poco. El cambio final lo deberá plasmar el nuevo entrenador que ¿llegará ésta semana?

Huracán: Islas; Mancinelli, Erramuspe, Ferrero, Sotelo; Busse, Barrientos, Villarruel, Martínez; Vega y Barrales.

DT (interino) : Gabriel Rinaldi.

Almirante Brown: Losa; Filipetto, Ibars, Carballo, Garré; Presedo, Marrone, Giménez, García; Chávez y Caballero.

DT: Héctor Tobio – Lorenzo Ojeda.

Árbitro: Pedro Argañaráz.

Estadio: Tomás A. Ducó.

Goles: 6 ST – Chávez; 20 ST – Erramuspe; 35 ST – Giménez.

Cambios: 9 ST – Milano por Martínez; 15 ST – Giménez por Busse; 27 ST – Robles por García; 41 ST – Danelón por Vega; 43 ST – Ceballos por Filipetto.

Amonestados: 18 PT – Barrientos; 28 PT – Garré; 31 PT – Sotelo; 35 PT – Vega; 35 ST – Giménez; 40 ST – Villarruel.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.