Huracán perdió 3-1 ante Instituto en el Ducó y sumó su quinta derrota en el torneo. El local se fue al entretiempo en ventaja pero no pudo ampliar ni aguantar el resultado. Tercera caída consecutiva, cada vez más cosas para corregir y un Mohamed que se responsabilizó pero dijo del equipo: «Se entregó fácilmente, me preocupa la falta de actitud».

«Esta película ya la vi», dijo un plateísta en la Alcorta cuando Ferrero volteó un rival en el área. Lo que no se sabe es si la cinta que ese hincha reproducía en su cabeza terminaba en el empate que llegaría vía penal, en la derrota impensada hasta por los propios cordobeses o en el infortunio de recibir tres goles en un tiempo, de local, estando arriba en el marcador. Así de extraño y difícil de analizar es este Huracán que cambia de apariencia constantemente, entre fechas, incluso entre tiempos de un mismo partido.

La caída ante Independiente, si bien difícil de digerir, dejó aspectos positivos para rescatar. La actitud, el amor propio, las ganas de imponerse frente a las adversidades. El más criticado por su rendimiento ante el Rojo fue Diego Pozo que aquella noche dio demasiados rebotes. El encuentro ante Defensa y Justicia fue nefasto, Huracán hizo agua en todas las líneas, no fue goleado por falta de puntería de los de Varela y porque el arquero quemero intervino con éxito en tres, cuatro o cinco ocasiones.

Frente a Instituto la inconstancia aceleró y se acentuó. En la primera mitad, el Globo se adueño poco a poco del balón y abrió los surcos necesarios para inquietar a Chiarini. El guardameta de la Gloria parecía inquebrantable hasta que Gonzalo Martínez disparó un cañón y anotó su primer gol como profesional. Huracán se fue 1-0 al descanso, satisfecho y con una única preocupación: Pozo dudó en cada pelota que tocó. El 1 no saldría a jugar el segundo tiempo por lesión.

En el complemento, otro enroque. Con la excepción de Capurro, que supo mantener la frialdad necesaria para seguir conectado al partido, todo el equipo empezó a errar y equivocarse. Lejos de aprovecharla y usarla a su favor, la ventaja le jugó una mala pasada. El conjunto visitante creció y aparecieron las falencias del dueño de casa. Llegó el foul de Ferrero y lo demás no hace falta contarlo porque es una película que ya vimos todos.

Huracán: Pozo; Velázquez, Ferrero, Cuesta, Domínguez; Mandarino, Capurro, Fernández, Martínez; Arraya y Caruso.

DT: Antonio Mohamed.

Instituto: Chiarini; Damiani, De Miranda, Frontini, Dematei; Vismara, De La Fuente, Favalli, Tellechea; Ereros y Martín.

DT: Frank Kudelka.

Árbitro: Pablo Díaz.

Estadio: Tomás A. Ducó.

Goles: 43 PT – Martínez; 14 ST – Martín (penal); 27 ST – Ábila; 46 ST – Martín.

Cambios: 0 ST – Monzón por Pozo; 5 ST – Ábila por De La Fuente; 25 ST – Villafáñez por Mandarino; 32 ST – Endrizzi por Ereros; 34 ST – L. Díaz por Fernández; 44 ST – Bellone por Favalli.

Amonestados: 43 PT – Dematei; 43 PT – Frontini; 13 ST- Favalli; 14 ST – Ferrero; 24 ST – Mandarino; 34 ST – Tellechea; 40 ST – Cuesta.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.