Huracán cayó 2 a 1 ante Olimpo en el Ducó y se quedó sin chances de ascender. Aunque la matemática dicte lo contrario, la distancia que hay con los de arriba, el bajo nivel de juego del equipo, el poco peso que se tiene en condición de local e incontables factores más indican que el Globo permanecerá otro año en la B Nacional.

Esperanza y desesperanza. Ilusión y desilusión. Expectativa y amargura. Todas ellas son ecuaciones constantes en la vida del huracanense. A ninguna persona que sepa algo, un poco de fútbol, se le ocurriría pensar que perdiendo más de diez partidos es posible ubicarse en el podio de un certamen. Sin embargo, los quemeros llegamos hoy a nuestro Palacio ansiosos y nerviosos porque una victoria nos iba a permitir seguir soñando con el ascenso. No obstante, la realidad es dura, cruda y fría, y golpeó fuerte.

La primera decena de minutos solo mostró desprecio hacia la pelota por parte de ambos equipos. Quemeros y bahienses revolearon el balón a diestra y siniestra. Fue recién a los 15, tras un buen pase de Defederico y un desborde por la banda de Milano, dos de los pocos que intentaban jugar por abajo, que se abrió el marcador y el partido. Mancinelli marcó su primer tanto con la camiseta de Huracán al ejecutar un remate al ángulo del arco rival.

En los minutos posteriores al gol quemero, los de Llop fueron los que más fútbol y situaciones generaron. En los pies de Defederico y Milano encontró buen manejo, y Barrientos y Busse se adueñaron del mediocampo. Pero antes de llegar a la media hora, tras una mala salida de Minici, Adrián Martínez profundizó un ataque que terminó en un disparo de Gustavo Bou con destino de red. Desde entonces, los de Bahía Blanca fueron los que manejaron los hilos del partido, si bien el Globo continuó arrimándose al portero aurinegro, Nereo Champagne.

El complemento fue un calco de los últimos minutos de la primera mitad. Olimpo proponía con oficio, Huracán intentaba con ganas. Uno y otro contabilizó llegadas pero sin concretar, hasta los 42, minuto en el que Bou aprovechó un error de Mancinelli para robar la pelota y asistir con un centro a Sánchez Sotelo, quien cabeceó para estampar el 2-1 definitivo. El final no nos es ajeno: silbidos, bronca, sentimiento de vacío.

Huracán jugará otra temporada más en la segunda categoría del fútbol argentino. Dirigentes, técnicos y jugadores deben hacerse responsables. Restan nueve fechas y la Copa Argentina, pero urge la necesidad de pensar y planear desde ahora el ascenso 2014. Autocrítica, gestión y administración. El club necesitará armonía y profesionalidad en todos sus ámbitos para lograr metas y no cometer los mismos errores que lo han llevado a la actual, triste y gris, realidad.

Huracán: Islas; Mancinelli, Erramuspe, Ferrero, Minici; Milano, Busse, Barrientos, Giménez; Defederico y Barrales.

DT : Juan Manuel Llop.

Olimpo: Champagne; Martínez, Furios, Moiraghi, Villanueva; M. Vega, Musto, Gil, Gutiérrez; Bou y Sánchez Sotelo.

DT: Walter Perazzo.

Árbitro: Maximiliano Stevenot.

Estadio: Tomás A. Ducó.

Cambios: 20 ST – Espinoza por Defederico; 29 ST – Sánchez Prette por Milano; 35 ST – D. Vega por Gutiérrez; 36 ST – Vega por Giménez; 45 ST – Blanco por Sánchez Sotelo.

Goles: 15 PT – Mancinelli; 27 PT – Bou; 42 ST – Sánchez Sotelo.

Amonestados: 2 PT – Villanueva; 9 PT – Barrientos; 41 PT – Milano; 42 PT – Champagne; 26 ST – Gil.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.