Llegó el día, ese que por ahí ni siquiera esperabas. Esta noche, Huracán debutará por primera vez en su historia en la Copa Sudamericana. Después de 41 años pudo retornar a la Libertadores, y hoy ante Tigre, empezará el camino hacia un nuevo sueño. Sin embargo, los ánimos no son los de una institución que regresa de a poco al ámbito internacional, a sus orígenes de grandeza, a codearse con los grandes. Hoy la realidad es otra, y la situación de malestar se asemeja con otra que pasó hace muy poquito…

Todo parecía una locura en el mundo del revés. Los 10 ascensos eran un regalo del cielo (o de Viamonte), por lo que vos ya estabas pensando en la próxima temporada. En realidad tantos cupos eran demasiados, porque con los dos o tres primeros ya te alcanzaba para volver a Primera. En simultáneo a esto, antes de que empezara ese torneito tan fácil de superar, le habías ganado  a Crucero del Norte por penales en Copa Argentina, pero ni de reojo la mirabas. Tenías la radio allá al fondo, y pensabas que por lo menos le entraba un manguito al club por haber pasado de ronda. Te avisaron que el próximo rival era Boca, y en ese instante dijiste en voz alta que hasta ahí habías llegado. Igual no te hacías problema.

Todavía faltaban dos semanas para empezar el campeonato. ¡Ni marca en la camiseta tenías! Así y todo, te le plantaste al equipo de Carlos Bianchi y le ganaste. Wanchope por un lado, el Pelado por el otro, y ahí aprovechaste para agrandarte un poquito. Sabías que en unos meses ya volvías a jugar con los grandes y encima tenías el changüí de ir al laburo al otro día para cargar un poquito a esos boludos que te viven chicaneando con tu querido Globo. Ya en ese momento te animabas a mirar un poquito de reojo como había quedado la llave, pero nada más.

El torneo arrancó con goleada a Temperley y vos ya querías adelantar el calendario. Pero fecha tras fecha te fueron dando un cachetazo tras otro… No estabas ni entre los cinco primeros y la chance más grande de la historia del fútbol para volver a tu lugar se te estaba escapando de las manos. ¡A la mierda todo! No querías ni copa, ni nada. Lo único que pedías era que esos tipos sentaran cabeza de una vez por todas y que hicieran lo que tenían que hacer adentro de la cancha.

Le ganaste a Estudiantes por penales. Estuvo bueno, cerraste el puño, pero le decías a tu amigo -ese que recorrió tantos kilómetros y canchas a tu lado- que vos lo único que querías era dejar de estar en esa maldita B Nacional. No pedías nada más. Sin embargo el equipo no levantaba y vos te volvías loco. Más después de ver con la autoridad que eliminaste a Rafaela y te metiste en la final de la copa. ¡¿Cómo puede ser?! ¿Estos tipos juegan por el cheque!, gritaban algunos. Vos por ahí lo pensabas, pero bueno. Seguías repitiendo tu fiel discurso de los 10 ascensos y demás. El tema es que cuando se acercó la fecha para ir a San Juan te empezaste a emocionar. Ni te digo cuando el equipo salió a la cancha. Ya querías doblete, te habías enganchado. Y sí, ¿cómo no ilusionarse? Ni hablar del después, cuando lloraste 41 años después -o por primera vez- y te abrazaste con el primero que se te cruzaba en el camino. Compraste los 57 pósters que viste en el puesto de diario y después te pusiste a rezar por el ascenso que finalmente se dio.

Hoy quizá te pase lo mismo. ¿Cómo puede ser que estos muchachos estén peleando por no descender en un torneo de 30 equipos? ¡30 equipos! Pensás que te están tomando el pelo y te enojás cuando te recuerdan todo eso que vivíste y disfrutaste hace un año atrás. Quizá es vanidad, o tal vez pensaste mal. A lo mejor te lo mencionan para que recuerdes el final, para que sepas como termina la historia. Para que no te olvides que la última vez estabas que estuviste en esta dualidad, terminaste metiendo doblete. Quién te dice quemero, las cosas empiezan a cambiar su rumbo. Por tu parte, vos permitite volver a soñar.

 

Síntesis:

Tigre: Sebastián D’Angelo; Erik Godoy, Santiago Izaguirre, Leandro González Pirez, Ernesto Goñi; Facundo Sánchez, Joaquín Arzura, Lucas Menossi, Kevin Itabel; Federico González y Carlos Luna. DT: Gustavo Alfaro.

Huracán: Marcos Díaz; José San Román, Martín Nervo, Federico Mancinelli, Carlos Arano; Mauro Bogado, Nicolás Bruna, Daniel Montenegro o Iván Moreno y Fabianesi, Patricio Toranzo; Cristian Espinoza y Ramón Abila. DT: Eduardo Domínguez.

Hora: 21.15

Arbitro: Jonathan Fuentes (Uruguay)

Cancha: Tigre

Transmite: Fox Sports 2 y El Ojo del Huracán por AM 1090.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.