A máxima velocidad y arrollador. Vigoroso y triunfante. Rápido y furioso. Así fue el debut de Huracán en la Copa Sudamericana. El equipo dirigido por Eduardo Domínguez sorprendió a propios y extraños con la solidez defensiva, inteligencia y efectividad demostrada ante Tigre. La goleada conseguida por el Globo llamó la atención aún más por la condición de visitante, ese estigma que obligaba a retroceder varios meses en el calendario para encontrar una victoria en casa ajena: 4-0 a Alianza Lima en Perú. En efecto, aquel primer partido del año y el de anoche en Victoria fueron las dos mejores presentaciones de una temporada con más pálidas que buenas nuevas.

Pese a los puntos altos en todas las líneas, el trabajo colectivo de Huracán sobresalió en el histórico 5-2. El esquema propuesto por el DT, misterioso hasta último momento, no sintió demasiado las ausencias de Balbi y Vismara. Aunque, ciertamente, Arano y Bruna fueron las tuercas flojas del engranaje, los tres motores con nombre propio fueron propulsores de una supremacía que dejó boquiabierto hasta al quemero más optimista. Espinoza, Montenegro y Bogado marcaron el camino de un Globo que, por sobre todas las cosas, ostentó oficio y chapa para atropellar, rasgo poco habitual entre rivales argentinos y ante equipos comandados por Gustavo Alfaro. El caso particular del delantero juvenil, a falta de la pelota que le negaron en la cancha del Matador, merece una mención especial: convirtió tres goles, participó de otro y no necesitó jugar los 90 minutos para ser la figura indiscutida.

Por lo abultado del resultado, la competencia y el momento, el triunfo cargó de combustible un tanque que tendrá desgaste elevado en los próximos compromisos. River, Independiente y San Lorenzo asoman en el horizonte de Huracán, que metió un cambio de velocidad tras la salida de Néstor Apuzzo. Con poco tiempo por delante para cumplir el objetivo principal -la permanencia en Primera División-, la rapidez será una herramienta que no solo se deban permitir los de Parque Patricios, sino al que se tendrán que obligar a recurrir, incluso a riesgo de choque.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.