En el día de ayer se llevó a cabo el segundo entrenamiento de la semana. El lunes fue en el Ducó a puertas cerradas; el martes, en el complejo Vieytes de Barracas, en cancha de césped sintético. Pese a la baja de Erramuspe por su expulsión ante Patronato, el «Chocho» tendrá a su disposición a dos defensores que se han recuperado de sus lesiones.

No es noticia que el último sábado, durante la vuelta en micro del plantel a Buenos Aires, los barras interceptaron a los jugadores para «tener una charla» con ellos, en función del presente futbolístico del Globo y el bajo rendimiento mostrado dentro del campo de juego. Dicho suceso, más el descontento general que viven los quemeros por ser cola de perro en el torneo, han llevado a la determinación de no realizar los entrenamientos a puertas abiertas.

El lunes en el Ducó, la lluvia no permitió realizar muchos trabajos con pelota, por lo que los jugadores se dedicaron a realizar trabajos en el gimnasio y pasadas en velocidad alrededor de la cancha. En cambio, ayer la práctica se realizó en un complejo de canchas de césped sintético ubicado en Barracas, cuyo nombre no se dio a conocer oficialmente sino hasta finalizado el entrenamiento. Por lo visto, hay un clima tenso dentro del plantel (incluso hay rumores de que, luego del episodio del sábado con los barras, muchos ya no quieren jugar en Huracán).

Rumores aparte, en lo que respecta a lo futbolístico, Llop tiene dos buenas y dos malas de cara a lo que será el encuentro ante Independiente Rivadavia. Es que a la ausencia obligatoria de Rodrigo Erramuspe para el próximo partido (expulsado en la última fecha), se le suma la distensión en el bíceps de la pierna derecha sufrida por Guillermo Sotelo. El juvenil tendrá para dos semanas de recuperación como mínimo.

Sin embargo, las buenas noticias involucran también a dos defensores. Ambos Alexis que tiene el equipo, Ferrero y Danelón, ya están recuperados de sus lesiones y se encuentran a disposición del técnico. La vuelta del lateral al once titular es casi un hecho, ante la carencia de jugadores para el puesto. El caso del ex River es más complicado, pues debe tomar ritmo de competencia, y además tendrá que ganarle el puesto a Mancinelli, uno de los que más rindió en la última línea, y al capitán Domínguez, que si bien no viene teniendo buenas actuaciones parece ser un número fijo para el «Chocho».


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.