Huracán fue goleado 3 a 0 por Patronato, en Paraná, en lo que fue una de las peores presentaciones del torneo. El tercer tanto del rival lo marcó el ex Globo, Gastón Machín, como para cerrar una jornada por demás negra. Último en la tabla de posiciones y también en la de los promedios, la situación es la más delicada en la historia del club. Erramuspe fue expulsado, Domínguez volvió a cometer un grosero error y el Globo casi no llegó al arco rival.

Huracán está en caída libre. El fondo parece que va a llegar en algún momento, pero no lo hace. El Globo escarba su propio pozo y se hunde más y más. Ante un Patronato, que con todo respeto es un equipo escueto y pobre, fue goleado, no solo en el resultado sino también en lo hecho dentro del campo. Dicho popularmente, fue un baile. Y lo peor de todo es que el análisis del rival prácticamente puede obviarse; Huracán pierde por Huracán. Todo esto sin mencionar que la goleada la coronó un tal Gastón Machín…

En esta oportunidad, la resistencia del Globo duró menos de 4 minutos. Acosta desbordó por el lateral izquierdo quemero, pasando fácilmente a Sotelo, y culminó la jugada mal, conectando un centro al ras del piso. Sin embargo, vino la primera colaboración del equipo quemero para con el rival: Domínguez cometió su error grave del partido (viene cometiendo uno por fecha desde el arranque del torneo) y dejó muerta en el área una pelota que debía sacar al córner o despejar. La robó Vidal, entregó a Bustos, que entraba sin marca, quien remató fuerte y cruzado, Islas dio rebote y Blanco, de cabeza, la empujó al fondo de la red. Al momento del gol, había 5 jugadores de Patronato en el área quemera, pero los volantes de Huracán estaban fuera de ella, desconectados de la jugada.

Con el marcador a su favor, Patronato se dedicó sencillamente a manejar los tiempos. Sin ser explosivo, convirtió a Islas en figura. Los primeros 45 minutos se fueron así, sin pena ni gloria. En el conjunto de Parque Patricios, lo llamativo pasó por lo malo. Errampuspe y Domínguez fueron amonestados en la misma jugada; Busse, Gallegos y Barrientos nunca triangularon entre ellos por el medio; Martínez no participó; la voluntad de Vega se vio ahogada por su soledad en campo contrario, aunque tuvo una clara, remate potente por encima del travesaño; Sotelo no pudo frenar ataque alguno, tampoco proyectarse. Milano, con poco, fue el más participativo, y al igual que Vega, tuvo un tiro al arco desviado.

Para el complemento lo lógico era esperar algún tipo de respuesta de los dirigidos por Llop, al menos, no llevarse ninguna desagradable sorpresa en los minutos iniciales. Pero esto es Huracán. A los 15 segundos, Erramuspe cometió una falta de amonestación, Giannini no perdonó y lo envió a las duchas. En 65 encuentros jugados entre Lanús y Unión, el defensor nunca había sido expulsado; acá duró un partido y medio. Con el tanteador en contra y un jugadores menos, la historia tenía un final anticipado. A los 11 minutos, Blanco recibe un cambio de frente en la puerta del área, se saca de encima a Sotelo en dos pasos y la cruza al segundo palo. Dos a cero y riesgo de goleada. No obstante, los minutos restantes solo sirvieron para mostrar a un Patronato conforme y a un Huracán impotente, que chocaba contra sus propias carencias e incapacidades.

La frutilla del postre llegó en el primer minuto del tiempo adicionado. Una jugada del «Patrón» elaborada por el medio, en la cual el Globo volvió a hacer agua a la hora de marcar, derivó en un Machín frente al arco, mano a mano con Islas, quien no pudo hacer nada ante la buena definición del ex Independiente y Argentinos Jrs. Tres a cero, resultado final. Huracán continúa cómodo en el fondo de las tablas, tanto la de posiciones como la de promedios. Pasan las fechas y no levanta cabeza. Al principio, el cambio de técnico pareció cambiar el aire pero las cosas siguen igual.

La derrota no solo duele mucho, sino que preocupa demasiado. El equipo no tiene identidad, no tiene juego, no tiene marca, no tiene contención, no tiene generación de fútbol, no tiene ganas. No tiene nada. La alarma se encendió y solo unos pocos pueden apagarla. Esperemos que los responsables, los que tienen en sus manos la posibilidad de cambiar las cosas, actúen antes de que sea demasiado tarde. Hoy por hoy, Huracán está descendiendo a la Primera B Metropolitana. A abrir los ojos.

Huracán: Islas; Mancinelli, Erramuspe, Domínguez, Sotelo; Busse, Barrientos, Gallegos; Milano, Martínez; Vega.

DT : Juan Manuel Llop.

Patronato: Bértoli; Boggino, Andrade, Graciani, Gutiérrez Herrera; Pérez, López, Bustos, Vidal; Blanco y Acosta.

DT: Claudio Marini / Luis Medero.

Árbitro: Mauro Giannini.

Estadio: Presbítero Bartolomé Grella.

Cambios: 0 ST – Sánchez Prette por Gallegos; 4 ST – Villarruel por Martínez; 10 ST – Fondacaro por Graciani; 20 ST – Minici por Sotelo; 26 ST – Piñero Da Silva por Acosta; 32 ST – Machín por López.

Goles: 4 PT – Blanco; 11 ST – Blanco; 46 ST – Machín.

Amonestados: 25 PT – Vidal; 39 PT – Erramuspe; 39 PT – Domínguez; 13 ST – Pérez; 16 ST – Mancinelli; 29 ST – Boggino; 43 ST – Bustos.

Incidencias: 1′ ST – Expulsado Erramuspe por doble amarilla.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.