Tras solo diez minutos de partido, Huracán – Douglas Haig debió ser suspendido por el árbitro Pedro Argañaraz debido a fallas en la iluminación del estadio. Se quemaron los dos grupos electrógenos del Ducó, el propio y el repuesto alquilado, y no se pudo seguir. El miércoles 21, en horario a definir, se reanudará y completará el encuentro.

Más que una pena. Desde todo punto de vista, la suspensión del compromiso ante el Fogonero resulta negativa para Huracán. A la falta de retribución para una multitud que colmó el estadio y puso color y ruido a la tarde de viernes, se le suma la cuestión estrictamente deportiva: si bien con un partido menos, Huracán puede quedar aún más lejos del tercer puesto y la distancia desmoraliza. El Globo tendrá la posibilidad de sumar recién el próximo sábado, cuando enfrente tenga nada menos que al puntero del campeonato, Banfield.

Tras casi una hora y media de indecisión, la AFA y los organismos de seguridad, más los representantes de cada plantel, confirmaron que el encuentro continuará el miércoles 21 de mayo, fecha en la que el equipo de Frank Kudelka ya habrá enfrentado al Taladro, Villa San Carlos y Sarmiento. Resta definir el horario -sería por la noche-, pero difícilmente pueda igualarse el marco de ayer, que fue feriado. Quienes conserven su entrada podrán ingresar al partido con la misma. Sin embargo, poco debe importarle a los que se movilizaron en masa hacia un Ducó apagado.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.