Foto: TyCSports

En el micromundo del fútbol argentino, tenemos la costumbre de menospreciar y hasta rechazar lo que nos genera incertidumbre. Se plantea una lógica de blanco y negro, sin lugar para matices, que divide con aguas anchas a los que se paran en una y otra vereda, originando cruces entre bandos, discusiones tan enérgicas como efervescentes. Así ocurrió cuando la Copa Argentina reapareció en escena, tras un lejano y solitario experimento de fines de los sesenta. Durante un tiempo, se enfrentaron los que le veían brillo dorado y los que la consideraban una copa de leche. Sin embargo, cuando se despedían las últimas horas del miércoles 26 de noviembre de 2014, los detractores de la competencia levantaron bandera blanca y reconocieron la derrota.

Aquella vez, un equipo de la segunda división le arrebató la sonrisa a uno de Primera, gritó campeón después de décadas de afonía y clasificó al torneo más importante del continente. Los grandes, siempre preocupados por los méritos internacionales, dejaron de verla de reojo y posaron sus ojos de lleno en la Copa. Lógica de blanco y negro. De darle la espalda a mirarla con cariño. Para muestras, sobran botones: Boca no renegó de una insoslayable ayuda arbitral para ganarla en 2015; River, a una temporada de conseguir la Libertadores, la necesitó para salvar su 2016; los cimientos de la dirección técnica de San Lorenzo se resquebrajaron al quedar eliminado de la actual edición. Así, se tornó un certamen anhelado y de los que “hay que saber jugar” por modalidad y frecuencia.

Hasta ahora, Huracán se anotó entre los ganadores con el Xeneize, el Millonario y Arsenal, pero el título fue la excepción a la regla. Los mismos penales que transformaron a Marcos Díaz en héroe y alegraron a todo Parque Patricios fueron los que dejaron afuera al Globo en tres de las cuatro participaciones restantes. Esta noche, el equipo que dirige Gustavo Alfaro enfrentará a Colón y al morbo. Eduardo Domínguez, el que levantó la copa en 2014, dará las indicaciones para eliminarlo. Para intentarlo, contará con Gonzalo Marinelli y Matías Fritzler. La historia del arquero en el Globo tuvo pocas páginas, pero la del volante fue más larga y con final trunco. Los enojos hacia él crecieron desde que el mercado de pases le cerró la puerta a un reemplazante a la altura. Entrenador y mediocampista serán los apuntados por los quemeros en La Paternal, donde no habrá lugar para matices, donde aplausos e insultos se replicarán bajo la lógica de blanco y negro.

 

FICHA

Huracán: M. Díaz; Chimino, Salcedo, Nervo, Villalba; Pussetto, Bogado, Calello, Romero Gamarra; Coniglio y Ábila. DT: Gustavo Alfaro.

Colón: Marinelli; Toledo, Conti, G. Ortiz, C. Rodríguez; Guanca, Fritzler, Estigarribia, Bernardi; Vera y Leguizamón. DT: Eduardo Domínguez.

Estadio: Diego Armando Maradona.

Fecha y hora: viernes 1 de Septiembre – 21.10 hs.

Árbitro: Andrés Merlos.

TV: Tyc Sports.

 

Foto: tycsports.com


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.