[audiotube id=»iODeEvpmGLI» auto=»yes»] (Te recomendamos leer esta nota con esta música)

«Sos tributo de epopeyas». Mirá si así será Globo. Sos eso y tanto más. Sos la fatalidad, la resurrección, la alegría, la tristeza, el llanto desconsolado y el de la emoción… Sos el ave fénix, el impredecible, el inesperado campeón. Sos la familia, el barrio, los amigos, el trabajo, la salida de escape a todos los problemas. Sos el de los milagros terrenales, diarios y minúsculos, así como también el de los más increíbles e inigualables. Pero hoy, a todo esto, se le suman otras cosas especiales…

Hay sensaciones que son imposibles de describir si uno no las lleva dentro. El insomnio de anoche, el dolor de panza del día, la falta de apetito, la inquietud, los nervios desmedidos. La puntualidad extrema, las pesadas agujas del reloj, la poca importancia de las cosas. Nada más te mueve. No existe otra cosa en tu cabeza, en el mundo ni en toda la galaxia. Sólo querés que llegue el momento y punto. En frente estarán ellos, los innombrables. Los que el resto del año son primos y por 24 horas están desterrados de la familia. Y sí, hasta mañana tienen prohibida palabra alguna…

Pobres ellos, los del presi millonario y el escudo hecho show. Pobres ellos que lo tienen todo, y a la vez no tienen nada. Vitrina internacional, Papa hecho tablón, socios de otras tierras, números a favor, plantel multiestrellas y otras tantas sarasas. Pobres ellos que con todo eso y más, se desviven día a día por la pertenencia y el lugar, eso que ha viajado en el mismo Globo por 108 años y que vivirá por siempre.

Es así. Sos «insulto y tempestades», sos sufrimiento y dolor. Pero también sos la esperanza, la fe, el orgullo y por sobre todas las cosas, el amor. Ese que estuvo, está y estará siempre, pase lo que pase, por más que el destino apunte a la dirección que se le antoje. Porque hoy llegás golpeado, con miedos, heridas y malos recuerdos. Pero no te olvides que para esta nueva batalla, tu mayor escudo será esa insignia que ya se convirtió en religión. Que perforó pieles, que pintó paredes, que adornó hogares y endulzó corazones. Esos miles que te verán resucitar de mil derrotas, sólo para ver tu gran victoria. Eso sos Huracán, y pase lo que pase, siempre estaremos contigo.

Huracan: M. Diaz; San Roman o Araujo, Mancinelli, Risso, Balbi; Fritzler, Bogado, M. Gonzalez; Montenegro; Espinoza y Abila. DT: Eduardo Dominguez

San Lorenzo: Torrico; Prósperi, P. Díaz, Caruzzo, E. Mas; Belluschi, Ortigoza, Barrientos; Cerutti, S. Blanco y Blandi. DT: Pablo Guede

Arbitro: Fernando Rapallini

Transmite: Telefe y El Ojo del Huracán


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.