Huracán recibe en el Ducó a Instituto con la idea de continuar por la senda del triunfo. Llop mete un único cambio: Zaragoza, que debutará por torneo local, en lugar de Erramuspe, quien llegó a la quinta amonestación. Desde las 16, con el arbitraje de Héctor Paletta y por TV Pública.

El 24 de marzo ya era triste desde 1905, cuando Julio Verne dejaba este mundo y pasaba a la inmortalidad. Aunque para los argentinos es una fecha aún mucho más dolorosa, más allá de la ida del famoso escritor. Hoy se cumplen 37 años de aquel nefasto día en que las Fuerzas Armadas ordenaban la detención de Isabel Perón y de esa forma tomaban el poder de la república. Los hechos desde allí en adelante son vox populi. Más de siete años de represión, silencio, torturas, desapariciones, asesinatos. Todo eso sin siquiera contar el descalabro económico que es, en considerable medida, uno de los factores por la cual Argentina está como está en la actualidad.

En nuestro país, la conmemoración es un acto hipócrita. El recuerdo y el dolor, luego de tanto tiempo, se han transformado con el correr de los años en unas pobres palabras en un bar, el cambio de la foto de perfil en Facebook, un posteo en alguna red social, una nota en una página del Globo… Hoy juega Huracán, y para muchos es lo único que importa. El Globo tratará de ponerle una sonrisa a esta triste fecha, y, de paso, continuar con la racha ganadora que llenará de color la semana de todos los hinchas.

Islas; Zaragoza, Mancinelli, Ferrero, Sotelo; Danelón, Barrientos, Busse, Giménez; Milano y Barrales, serán quienes asuman la responsabilidad de dejar los tres puntos en Parque Patricios y negarles la posibilidad a los cordobeses de amargarnos la tarde (cosa que Instituto ha hecho más de una vez). Esperarán su oportunidad en el banco Monzón, Correale, Villarruel, Sánchez Prette, Kuszko, Espinoza y Vega. En caso de ganar, será la cuarta victoria consecutiva por el torneo y la quinta si se tiene en cuenta la goleada ante Racing de Olavarría por Copa Argentina. Además, para alimentar la pequeña pero vigente esperanza que alberga nuestros corazones, según los resultados que se den, Huracán puede quedar a nueve puntos del ascenso con treinta y seis por jugarse.

Cuando caiga el sol, el partido habrá terminado y el resultado estará estampado. Victoria, empate o derrota, no dejemos de pensar en este día como el más oscuro de la historia de nuestra nación. No faltemos el respeto olvidando a las víctimas, a los que resistieron, a los que desaparecieron, a los que sufrieron, a los que informaban pese a todo. La alegría del triunfo o la amargura del resultado adverso son pasajeros, pero esta fecha tiene que estar presente en nuestra memoria siempre, éste y cada uno de los días del año. De esta forma, al recordar y conmemorar de forma constante, podremos verdaderamente exigir y luchar para que no ocurra Nunca Más.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.