A Diego Pozo le tajearon las dos ruedas de su vehículo esta mañana en La Quemita mientras entrenaba junto al plantel. El arquero se retiró con un justificado enojo y sin dialogar con la prensa. La tranquilidad, en Huracán, no existe.

           Imagen de Matías Basconcello

Cuando parecía que la calma asomaba, en consecuencia a la victoria del sábado y la asunción del nuevo cuerpo técnico, Huracán vuelve a ser noticia por hechos de violencia. La paz en Parque Patricios escasea y el clima cada vez se pone más complejo. Esta vez, el afectado fue el arquero Pozo, quien fue ayudado por Leandro Díaz para realizar el cambio de  neumáticos.

En segundo plano quedaron las cuestiones futbolísticas. Sin embargo, antes que el incidente ocurriera, Frank Darío Kudelka dispuso de trabajos tácticos teniendo en cuenta la dura parada que tendrá el Globo en Tucumán el próximo domingo. El flamante entrenador de Huracán incluyó al ex portero de Colón en los titulares, si bien no se realizó un ensayo formal de fútbol.

Para el primer equipo defendieron Pozo; Ferrero, Mancinelli, Domínguez y Capurro, este último de volante central, mientras que el sector ofensivo fue compuesto por Villarruel, Defederico, Milano, Martínez y Arraya. Por el lado de los suplentes, Marcos Díaz; Velázquez, Bouvier, Correale, Sotelo y Fernández fueron quienes se encargaron de la defensa, y  atacaron R.Gamarra, Mandarino, Villafañez, Caruso y Díaz.

El plantel volverá a los entrenamiento mañana, día clave para la conformación de los once que saldrán a la cancha frente a Atlético en el Norte del país.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.