Huracán volvió a ganar. Esta vez, fue en Corrientes frente a Boca Unidos por 1 a 0 con un gol de penal de Mauro Milano. El Globo mostró poco fútbol, pero supo aprovechar ese error del árbitro y, con una gran solidez, mantuvo ese resultado hasta el final.

Las criticas que recibe el actual entrenador de Huracán, de a poco van desapareciendo por los buenos resultados que el equipo está consiguiendo. Es que todos hablan de un juego mezquino, de pocas ideas en el ataque, y de un abuso de pelotazos hacia el centrodelantero. Aunque esta forma de jugar no haya cambiado, el Globo, sumando el partido por Copa Argentina, sumó su cuarta victoria consecutiva y de a poco la gente empieza a pensar en algo más que salvarse del descenso.

El encuentro comenzó con Boca Unidos tratando de tener la iniciativa del partido. El intento de los dirigidos por Claudio Úbeda duró poco, ya que Huracán comenzó a salir del fondo y adelantarse en el campo de juego. Con una gran firmeza y presencia de Barrientos en el centro, y con una gran movilidad de Giménez por izquierda, el Globo empezaba a manejar la pelota y acercase al arco rival. A mediados del primer tiempo, Milano sintió un contacto dentro del área y se tiró. El árbitro vio penal y el mismo delantero le dio una merecida ventaja a los dirigidos por Juan Manuel Llop. A partir de allí, el local se desconcertó y tuvo varios errores en defensa. Huracán pudo aumentar la ventaja con un par de ocasiones que tuvo Giménez,  pero se fue al descanso sin poder hacerlo.

En el complemento, el dominio que tuvo el Globo en la primera etapa desapareció. Es que, como suele acostumbrar, se tiró atrás sin que el rival lo obligue y comenzó a sufrir el empuje de Boca Unidos. El local comenzaba a acercase pero Daniel Islas controlaba todas las pelotas que caían en el área. El arquero tuvo una gran actuación, y a pesar de que los correntinos no pateaban al arco, se acercaban con varios centros que él supo controlar. El Chocho sacó a las únicas esperanzas que tenía Huracán de poder salir de su propio campo y así liquidar el partido. Milano y Matías Giménez dejaron la cancha, e ingresaron Kuszko y Villaruel. Los que jugaban bien salieron, y el entrenador dejó a tres volantes de contención juntos, con Danelón por derecha y Kuszko por izquierda. Así, y luego con Vega por Barrales, Huracán aguantó el partido hasta el final. Fue con pelotazos, con garra, con actitud y con algo de inteligencia. ¿Fútbol? De eso no hubo nada. El Globo ganó y se aleja de la zona roja. El equipo no brilla pero suma de a tres, y el director técnico se afianza a este esquema y a esta forma de jugar. Los Quemeros de a poco se olvidan del fútbol con la pelota por el piso, y empiezan a ilusionarse con el ascenso aunque aún siga estando demasiado lejos.

Huracán: Islas; Mancinelli, Ferrero, Erramuspe, Sotelo; Danelón, Busse, Barrientos, Giménez; Milano y Barrales.

 DT: Juan Manuel Llop.

Boca Unidos: Sessa; Flores, Pérez, Moisés, Baroni; Villanueva, Sánchez Paredes, Frezzotti, Archubi; Raymonda y Núñez.

DT: Claudio Úbeda.

Árbitro: Pablo Díaz.

Estadio: José Antonio Romero Feris.

Cambios: 10 ST – García por Archubi; 10 ST – Israilevich por Flores; 23 ST – Kuszko por Milano; 26 ST – Morales por Villanueva; 33 ST – Villaruel por Giménez; 40 ST – Vega por Barrales.

Goles: 24 ST – Milano (penal).

Amonestados: 5 PT – Sánchez Paredes; 23 PT – Moises; 23 PT – Sessa; 23 PT – Sotelo; 14 ST – Baroni; 36 ST – Erramuspe.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.