Aguante Huracán analiza el rendimiento de cada jugador del Globo en el triunfo por 1 a 0 ante Defensor Sporting. El equipo de Eduardo Domínguez mostró pocas alternativas e ideas en ataque, pero la solidez en la defensa y la insistencia de mitad de cancha en adelante le permitieron lograr un resultado positivo.

Marcos Díaz: El arquero mostró un gran rendimiento y fue determinante en el resultado. Tapó una pelota imposible en el complemento e impidió varias jugadas de peligro por medio de salidas rápidas. Dos malos cálculos fueron las únicas manchas de un gran desempeño. (7)

José San Román: El defensor mostró firmeza en la última línea y participó con insistencia en el ataque. Se proyectó en varias ocasiones y hasta se animó a jugar por momentos. El ex Tigre tuvo algunos baches a la hora del retroceso y en el control de la pelota. (6)

Hugo Nervo: Su seguridad crece día a día y su temperamento en el campo de juego cada vez es más notable. El capitán ganó siempre en el juego aéreo, mostró atención por medio de anticipos y adelantó a la línea de fondo en varios pasajes del trámite. (6.5)

Federico Mancinelli: Enorme desempeño del ex Olimpo. Cortó no menos de cuatro contragolpes en los que Huracán se defendía en inferioridad numérica y siempre estuvo bien ubicado para impedir avances sobre el área de Díaz. Prolija y solidario. (7)

Luciano Balbi: Correcto. El lateral izquierdo suplió algunos problemas técnicos con el balón al pie con sus ataques al espacio. Fue importante llevándose marcas y colaborando con romper la última línea uruguaya mediante sus subidas. (6)

Federico Vismara: Ni siquiera la insistente e irritante presión que propuso el conjunto visitante sobre el ex Instituto hizo que bajara su nivel. Bien posicionado siempre. Bicho para frenar/acelerar y manejar tiempos. Soportó en la línea más enfocada por la estrategia de Defensor Sporting. (6.5)

Mauro Bogado: A diferencia de su colega de tándem, el mediocampista se vio anulado por los volantes rivales, que constantemente estuvieron encima del ex San Martín de San Juan para evitar que se transforme en punto de partida en campo contrario. Su desgaste y sacrificio permanecieron intactos a los de los últimos compromisos. (5)

Alejandro Romero Gamarra: Impreciso y sin compañía. Kaku no pudo convertirse en el enlace que necesitó el Globo. Pese a haber sido el jugador menos asediado por la presión táctica de la Viola, no aprovechó los espacios más que para ejecutar tres remates desde afuera del área que se fueron muy lejos del arco. (4)

Cristian Espinoza: El de mayor entrega. La Joya baja la cabeza y va. Y va. Y va. Su testarudez desembocó en ese desborde que culminó con el centro-asistencia del único gol del partido. Se proyectó en varias ocasiones y siempre llegó al fondo. (6.5)

Ramón Ábila: Como casi siempre, solventó con el gol un flojo partido desde su contribución colectiva. Una oportunidad en el primer tiempo -zurdazo cruzado, muy por arriba del travesaño- y una en el segundo, el tanto. El sesgo goleador lo distingue. (6)

Ezequiel Miralles: Intermitente. Los cambios de punta con Espinoza no le rindieron frutos y pocas veces se conectó con el lateral de turno que lo acompañó. A veces, lento para el puesto de delantero por afuera que ocupó por órdenes del entrenador. (5.5)

Iván Moreno y Fabianesi: Logró lo más difícil para un suplente, entrar en el ritmo del partido en un momento caliente, de ataques de Huracán y contragolpes de Defensor. De forma escueta y algo polémica, participó de la jugada del gol. (6)

Lucas Villarruel: Jugó un minuto de tiempo regular más los añadidos de descuento. Casi no entró en contacto con la pelota. (-)


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.