Aguante Huracán analiza el rendimiento de cada jugador del equipo de Eduardo Domínguez en el agónico empate ante Tigre. El Globo no cambió la cara y continúa mostrando rendimientos individuales muy bajos, más allá de los ingenuos planteos iniciales del cuerpo técnico.

Marcos Díaz: El arquero evitó varios goles y mantuvo a Huracán en partido hasta el minuto final. Tapó pelotas complejas y corrigió inmediatamente algunos errores, pero se lo notó inseguro en las salidas al igual que en las primeras dos fechas. (6.5)

Carlos Araujo: Más allá de las críticas permanentes, el lateral levantó su nivel con respecto a sus anteriores presentaciones. Salvo un error grave en el primer tiempo, no le pesó el partido ni las condiciones físicas del adversario en la marca, y también logró participar en varios ataques. Mejoró. (5.5)

Hugo Nervo: El capitán fue el sostén de Huracán en la última línea. En los primeros 20 minutos se lo notó desconectado a Sosa y cada pelota que cayó en el área fue peligrosa para Díaz. Con el correr de los minutos se acomodó y fue importante en corregir a sus compañeros y llevar al equipo adelante, más allá de haber convertido el gol. (6.5)

Luca Sosa: El juvenil de Huracán mostró buenas condiciones en las salidas, pero otra vez se lo notó falto de juego aéreo y con algunos desórdenes defensivos. Se fue acomodando con el correr del partido. (5)

Ezequiel Garré: Tuvo un mal cálculo en el inicio del partido que casi termina en gol de Rincón. Sin embargo, durante el cotejo pudo neutralizar de buena manera la velocidad del extranjero y no fue superado pese a la desventaja física. Fue muy impreciso en las salidas y abusó del pelotazo. (5)

Matías Friztler: El volante fue el soporte de Huracán en el círculo central. Fue superado en varias ocasiones por salir a cortar lejos, pero siempre en consecuencia de la poca naturaleza de sus compañeros de mediocampo en la marca. El pelado volvió a aprobar pese a la floja performance de sus compañeros y fue de los puntos más altos. (6.5)

Mariano González: Nunca logró hallarse en el partido. Jugó desconectado del resto de sus compañeros y no acertó en pases muy sencillos. No aportó en la marca y fue improductivo en ataque y en la distribución de la pelota. (3)

Patricio Toranzo: Improductivo. Impreciso. Falto de ideas. No generó nada el volante creativo ante Tigre. Su salida debió haberse dado mucho antes. (3)

Daniel Montenegro: De los responsables en la creación, fue el único que entendió el camino. Sin embargo, la falta de precisión le prohibió transitarlo del mejor modo. Así y todo, Rolfi cumplió funciones que no le correspondían y siempre recibió la pelota muy lejos del arco rival. El poco fútbol que hubo, nació en sus pies. (5.5)

Ignacio Pusseto: Poquito del ex Rafaela. Se notan, en jugadas aisladas, sus cualidades ofensivas. Pese a ello, anoche jugó muy lejos de sus compañeros y su molestia muscular no le permitió hacer diferencia. (4.5)

Diego Mendoza: Cumplió. Mostró movilidad en la primera etapa y las jugadas de riesgo que tuvo fueron por esfuerzo propio. En el complemento no logró empujar una clarita, y en la última le sirvió el gol a Nervo. (5.5)

Alejandro Romero Gamarra: Cambió el ritmo del equipo en algunos momentos, pero con el correr de los minutos se contagió de las imprecisiones de sus compañeros y le cortaron varios pases. Sobre todo los cambios de frente. (-)

Jerónimo Barrales: Participó muy poco en el juego. Aguantó dos pelotas y no ganó nunca de arriba. Hay que remarcar, también, que no le llegó ninguna redonda. (-)

José Angulo: Productivo. Encaró en todas las pelotas que tocó y siempre logró el desborde. Le dio aire y explosividad en ataque a un equipo ahogado. (-)

Foto: prensa oficial de Huracán.


Dejanos tu comentario:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.